lunes, 10 de noviembre de 2014

CERRANDO VIDAS - ANTES DEL GRAN VIAJE

Parece fácil pero no lo es, dicen que es difícil pero es mucho mas sencillo de lo que parece. Cerrar una vida para comenzar otra, de eso se trata un gran viaje.

Al fin y al cabo, todas las experiencias que se viven cambian a las personas, y una de este tipo, no puede dejar a nadie indiferente. Cualquier viaje es una vida nueva y hay que saber cerrar la vida anterior, sin heridas, sin brechas, con la conciencia de haberlo hecho bien y con la paz del viajero tranquilo.



Desde que se toma la decisión hasta el día de la partida muchas cosas pasan. Se habla poco de este tema y realmente pensamos que es importante, porque cerrar una vida no es agradable en ciertos casos. 

Compras, trámites, rutas, despedidas, negativas a la partida, lucha interior, dejar personas queridas atrás, pensar en tanto tiempo con sólo una mochila a la espalda, sin la protección a la que estamos acostumbrados en nuestras acomodadas vidas. Todo se remueve bien y tenemos un cócktel que a veces no es fácil digerir. 


En este mes y medio no hemos parado, con mil preparativos y sobre todo y lo mas duro, con la despedida de los seres queridos, que en muchas ocasiones no entienden una decisión tan "radical". Al cerrar una vida, es mas una cuestión para con las personas mas cercanas, teniendo despedidas amigables e intentando, que de alguna forma, entiendan que es una vida nueva, mas que un capricho o una huida hacia ninguna parte. Se trata de la búsqueda de la felicidad, y como tal, las personas que nos quieren deben entenderlo para así partir en paz con ellas, porque en un viaje tan largo, cualquier mínima brecha abierta con nuestra conciencia, puede pasar factura.

Todo es duro en ese paso previo. Cuando el agotamiento te atrapa, el estrés te sacude y el espíritu desfallece por la tristeza de separarnos de nuestra gente. Entonces es cuando nos decimos que tenemos que seguir, que sabemos que no es un camino fácil, que sabemos la que se avecina y en la mayoría de los casos no tenemos ni idea, pero siempre luchando contra ese miedo aterrador del ser humano a salir de una rutina, que en realidad no nos hace felices, si no mas esclavos de todo eso que queremos dejar.


















Así que, querido amig@, sigue tu camino, a pesar de los obstáculos, sigue tu camino, sin dejar al agotamiento que te atrape, sigue tu camino, andando feliz por él, sigue tu camino, porque si lo estás pensando, merece la pena intentarlo por ser un poco mas felices. Sigue tu camino Amig@.

Volver a PENSAMIENTOS VIAJEROS