martes, 14 de abril de 2015

LA EXPERIENCIA DE UNA VIDA SALVAJE EN RÍO COCO - VI.- LOS INDIOS GUAYMIES

Lee la historia completa de nuestra experiencia de vida salvaje en Río Coco.


Los Indígenas Guaymies y el choque cultural

Realmente aún no tenemos muy claro qué pasó con los indígenas Guaymies. No entendemos qué ni cómo sucedió que hubo un alejamiento sin siquiera haberse producido un acercamiento real.

Todo eran palabras bonitas sobre la ayuda que los Guaymies nos darían.

Experiencia de vida salvaje, vivir viajando con mochila
Charlando con los hijos de Luis, Giovani y Andrei, en Cabinas Carol. Pavones.

Nos enseñarían a pescar, nos mostrarían como coger camarones en Río Coco, nos mostrarían donde estaban los árboles frutales en la selva, compartiríamos con su familia y nos ayudarían a restaurar Rancho Coco. En definitiva nos ayudarían a que nuestra experiencia de vida salvaje fuera mas llevadera.

Nosotros enseñaríamos a los niños a surfear y por supuesto compartiríamos nuestra comida y recetas con ellos. Les ayudaríamos en todo lo que necesitasen sin tener que pedirlo.

Nada de esto pasó. Todo eran palabras, y literalmente, todas y cada una de ellas, se las llevó el viento.

Excepto Luis en alguna ocasión contada, porque se lo pedimos, nadie mas nos ayudó. Sin querer hacer sangre, nos sentimos engañados. Sin comida ni medios, sin saber sobrevivir en ese inhóspito lugar. Una familia indígena que vive en las montañas, podría  haber sido de gran ayuda sin mucho esfuerzo. Pero realmente fue al revés.

Gastaban el agua en lavar su ropa y algunos días ni pudimos ducharnos o tuvimos que parar de trabajar. Hicimos el esfuerzo de compartir la poca comida que teníamos y literalmente se adueñaban de ella. Nos veían con ampollas sangrantes en las manos de cortar madera mientras se iban al río a ver pasar el tiempo y luego quemaban esa madera que nosotros recogíamos. Sin hablar del sentido de limpieza que puedan tener con respecto a nosotros.

No es intención hacer sangre, insistimos, pero es una realidad que no vamos a ocultar por ser políticamente correctos.

Experiencia de vida salvaje, vivir viajando con mochila
Loscar y Maribel con los que convivimos una semana en Rancho Coco.

No es que no nos ayudasen, es que nos sentimos engañados en muchos aspectos. Nos sentimos como extranjeros no bienvenidos. Aunque todo eran sonrisas, los actos hablan mas claramente que cualquier palabra o gesto.

Hablamos mucho entre nosotros y con las personas que viven por la zona de este tema.

Incluso llegamos a pensar que era culpa nuestra. Pero todo el mundo coincidía, todo el mundo nos decía, sin la menor duda, que están aposentados. No hacen porque no quieren, es su cultura. Viven el día a día, para y por ellos. Tienen valores muy distintos a los que estamos acostumbrados y ese choque cultural nos afectó profundamente en toda nuestra experiencia.

Uno de las mayores motivaciones para decidir vivir esta experiencia de vida salvaje, era la convivencia con los indígenas Guaymies. Al final, fue la peor.

Agradecemos a Luis su ayuda, y aunque nunca se debe esperar nada de nadie, en esa situación, esperábamos algo mas. Pero realmente se lo agradecemos de corazón, porque dentro de todos los Guaymies, fue el único que algo nos ayudó.

Intentamos entendernos, procuramos acercarnos y al final decidimos dejarlo estar. No somos mejores, tampoco peores. Si iguales. Sin ganas es imposible llegar a conectar.

Experiencia de vida salvaje, vivir viajando con mochila
Andrei y Giovani, hijos de Luis en Cabinas Carol Pavones

Después de mucho hablar sobre esto, los locales de la zona nos dejaron entrever una posibilidad de ese comportamiento. Que ahora pensamos que es una parte importante de todo este asunto.

Personas que vivían en contacto con la naturaleza constantemente. Conocedores de su entorno. Sabedores de muchos secretos de la selva. Cazadores y agricultores para poder subsistir. De pronto reciben casa, dinero, comida, educación, sanidad preferente sobre cualquier Costarricense y no se cuantos privilegios mas, de parte del Gobierno de Costa Rica. Siempre y cuando no exploten la montaña.

Una familia Guaymi se alimenta básicamente de arroz y frijoles 3 veces al día. Con casa, tierras para cultivar verduras y algunas gallinas, sanidad pagada y un sueldo fijo mensual, todo aportado por el gobierno ¿Qué interés tienen en producir o hacer?¿Qué necesidad de sobrevivir, teniendo mucho mas de lo que antes tenían sin hacer nada?

Ayudar a conservar comunidades indígenas, no es crear comunidades inoperantes y nidos de desidia humana.

Las consecuencias de todo esto, es que en dos generaciones se han perdido todas las costumbres Guaymies. Apenas tienen estímulos, porque no pueden hacer lo que siempre hicieron, siguen viviendo aislados y los únicos estímulos que reciben, es dinero del gobierno para gastar en un mundo que no es el suyo.

Entre dos mares se encuentran. Y aunque algunos luchan por recuperar lo que se ha perdido en dos generaciones. Se ve muy lejos ese horizonte.

Experiencia de vida salvaje, vivir viajando con mochila
Hija pequeña de Luis

Trabajamos duro para recopilar la información e  intentar transmitirla de una forma práctica para ti. Esperamos que nos cuentes tu experiencia comentando o aportes mas información para ayudar a otros a seguir viajando.


Si te ha gustado este post compartelo en las redes sociales con los botones que dispones abajo, comenta y/o inscríbete para recibir actualizaciones.


Te recordamos que si te haces seguidor en Facebook de Paparapapa, obtendrás descuentos muy interesantes que te ayudarán a viajar mas y mejor.


Volver a toda la información de Costa Rica.